Amigos y amigas empresarios:

Una vez más, tengo el privilegio de presentar la Memoria Anual de 2017 de la Confederación Comarcal de Organizaciones Empresariales de Cartagena, reflejo del compromiso de esta casa con la Comarca. Y quiero empezar trasladando mi agradecimiento a la labor que día a día realizáis en pro del desarrollo económico, social y laboral, desde la base de la unidad empresarial, pilar fundamental de esta casa, que es la vuestra.

Hemos cerrado un año que nos ha dejado un sabor agridulce, pues hemos podido corroborar, con esperanza y optimismo, los primeros síntomas de recuperación económica tras la grave crisis sufrida. Sin embargo, los proyectos que son vitales para que ese tirón económico se convierta en un empujón definitivo, siguen anclados en un decepcionante ritmo de ejecución.

Y es que, un año más, seguimos hablando de la llegada de la alta velocidad a Cartagena y de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL), unas infraestructuras largamente anunciadas, que sufren un ritmo inasumible para la economía y el tejido productivo de esta Región y esta comarca.

Es urgente acelerar todas y cada una de las infraestructuras pendientes, y estoy convencido de
que el consenso es la mejor manera de trabajar por la pronta llegada del AVE, desde la base de que el plazo es una “prioridad” para los empresarios. No podemos seguir asumiendo el alto coste de oportunidad, el freno al crecimiento económico de la comarca y a la generación de empleo que supondrían nuevos retrasos.

Sabemos que es misión imposible que la ZAL sea una realidad en 2018, como tampoco lo será el traslado del depósito franco y la ciudad del transporte, pese a que es lo más urgente y más asequible en el corto plazo. Estas demoras no son aceptables, como tampoco lo es el retraso administrativo que padece el puerto de El Gorguel.

Y, por supuesto, no vamos a renunciar ni a bajar el diapasón reivindicativo en relación a la conexión de Cartagena al Corredor Mediterráneo, con un trazado con doble plataforma para evitar cuellos de botella en el medio plazo y con conexión con la ZAL de Cartagena.

Pero no todo van a ser sinsabores, y reconozco que la apertura del aeropuerto regional para enero del próximo año me evoca una inmensa alegría, no sólo por su importancia estratégica para el desarrollo regional, sino porque podré tachar del discurso de 2019 este anhelo que llevo incluyendo desde que en 2011 asumiera la presidencia de COEC, recogiendo el testigo de mis antecesores.

Otros asuntos que no pueden quedar en el tintero, por su vital importancia para la Comarca, son el turismo, el agua, el Mar Menor, y el Plan General de Ordenación Urbana de Cartagena, cuyo retraso está generando perjuicios directos a empresarios y desconfianza a la hora de invertir, lastrando el crecimiento económico de la ciudad.

Pero tenemos ante nosotros un futuro apasionante, con dos campos de crecimiento innovadores y de alto valor añadido para la empresa, como son la era digital y la economía de la sostenibilidad. Cartagena es un enclave muy atractivo para atraer talento y generar startups. Nuestro objetivo debe ser luchar por lograr incentivar a las empresas a adoptar prácticas sostenibles en sus procesos productivos y marcar una estrategia ambiental, como reducir la huella de carbono, la huella hídrica o aplicar bioindicadores de sostenibilidad. La Región de Murcia sabe hacerlo; estos procesos no le son ajenos. Aprovechemos el momento y pongámonos a la vanguardia.

Termino felicitando a las organizaciones y colectivos empresariales que están de aniversario, como COEC Fuente Álamo por su 25 aniversario, AJE de la Comarca de Cartagena por sus 20 años, y Croem por sus 40 años.

Queridos compañeros y compañeras: vuestro apoyo, lealtad y compromiso, actuando como una unidad cohesionada, es nuestra fuerza y lo que nos da el impulso para seguir luchando por los intereses de este colectivo. Gracias por vuestra colaboración, implicación y apoyo.

Pedro Pablo Hernández Hernández
PRESIDENTE